Caravaca: Bar 33 + L.A.

por Fran el 23 junio 2012

Íbamos Alicia, Merce y yo a Caravaca a pasar la noche de ayer con la excusa de que, dentro de la programación del festival Vaca Pop, L.A. ofrecía un concierto acústico en el patio del Santuario. Y al final la noche se convirtió en una aventura, como casi siempre ocurre cuando me junto con estas dos bonicas.

Antes queríamos cenar o al menos tomar una tapa en Caravaca para no llegar directamente al concierto, y tras alguna indecisión acabamos callejeando unos metros desde la Plaza del Arco hasta un bar escondido en una calleja llamado Bar 33. ¡Y qué descubrimiento! El bar es el típico de comida casera española, familiar, con los precios tirados y muy bien atendido, como si estuvieras en tu casa. Tiene terraza, encajonada en un callejón pero acogedora, y el bar aparenta toda la pinta de que su clientela es fiel y no disminuye. Además hay que ser justos y decir que a pesar de la modestia del establecimiento, todo estaba muy curioso, limpio y en buenas condiciones higiénicas. En definitiva, MUY RECOMENDABLE y deseando que llegue el día de repetir visita.
Estas son una foto del interior - Ali y Merce en el centro - otra de la carta de tapas que hay en la pared pegada a cada mesa:

Caravaca-Bar33-Interior

Caravaca-Bar33-Carta

Con la felicidad común a todos los que pasan por el Bar 33, comenzaba la segunda parte de la aventura: el acústico de L.A. Como le dije en persona al acabar su concierto, era la primera vez que le veía a él en directo. Es más - esto no se lo confesé -, era la primera vez que escuchaba canciones suyas, y fue todo un conciertazo, cosa que sí le dije estrechándole la mano. El lugar y la compañía - como he dicho al comienzo: patio del Santuario de Caravaca, Alicia y Merce - eran inmejorables anímicamente para ser envuelto por su acústico de voz y guitarra eléctrica, pero reconozco que es muy muy bueno, un gran talento y que con toda una banda detrás verle en directo será, para la próxima vez, una obligación. Un concierto mágico, de los que llegan al alma, para cerrar una noche mágica.
Esta es una de las fotos que hizo Merce:

Caravaca-LA-VacaPop

Y así sonaba este ARTISTAZO (pelos de punta, grandes recuerdos, qué sensaciones…):

Es curioso que esa tarde, para el trayecto en bus urbano desde mi casa hasta la de Merce, me llevé un libro del que me quedaban pocas páginas para terminar: "La proporción áurea - El lenguaje matemático de la belleza" de Fernando Corbalán. Una de sus últimas frases, como despedida, es:

"Aquí acaba nuestro viaje, con la esperanza de que haya sido más parecido al de un viajero, que se toma su tiempo al margen del camino si el paisaje lo merece, que al de un turista, al que solo le interesa el destino."

Y eso precisamente es lo que sentí al llegar a mi casa a las 4 de la madrugada. Como siempre con Alicia y Merce, juntas o por separado, lo que disfruto es "el viaje", es cada minuto con ellas sea cual sea la excusa que hayamos buscado para encontrarnos, sea cual sea el destino de ese día. Ese motivo al final siempre acaba quedando, al menos para mí, como algo secundario y guardo por encima de todo la felicidad que en estos momentos de mi vida ellas me dan (beso, bonicas).

Un comentario

Una noche inolvidable. Cuántos momentos vividos y lo que nos queda, pues nuestro viaje ya no tiene fin ;)

por Alicia el 25 de junio de 2012, 2:12. #