Fabes con gallina

por Fran el 30 enero 2012

En estos días fríos de invierno apetece agarrarse a un plato ardiendo de calorías, y estas fabes con gallina dan energía como para calentar un reactor nuclear.
Empecemos:

Para 4 personas:

- 3/4 kg de fabes (alubias blancas). 
- 3/4 de gallina.
- 1 cebolla. 
- 2 tomates. 
- 2 pimientos del piquillo. 
- 1/2 vaso de vino blanco (o de sidra). 
- 3 dientes de ajo.
- Azafrán. 
- Perejil y laurel.
- Aceite de oliva y sal.

1) Se ponen en remojo las fabes la noche anterior, en agua fría y un poco de sal.

2) Se parte la gallina en trozos pequeños que se sazonan con un diente de ajo machacado, dejándola reposar un rato para que coja el ajo. Antes de freírla, sazonamos con sal.

3) Según se van dorando se extraen los trozos y se van depositando en una cazuela grande. En el mismo aceite se fríe la mitad de la cebolla finamente picada; cuando empiece a dorar se agregan los tomates pelados, sin semillas y troceados, y lo pimientos picados.

4) En un mortero se pone un diente de ajo, una rama de perejil y se machaca bien desliendo en medio vaso de vino. Se añade al sofrito y se deja hacer unos instantes. Se vierte sobre la gallina y se deja hacer todo junto.

5) En otra cazuela se ponen las fabes escurridas, la otra media cebolla, un diente de ajo picado, media hojita de laurel, un rama de perejil y un par de cucharadas de aceite. Se cubren de agua y se llevan a ebullición. Con los primeros hervores se baja el fuego y se deja hacer lentamente, con la cazuela un poco destapada y procurando que queden siempre cubiertas de agua.

6) Cuando estén tiernas se vierten las fabes en la cazuela de la gallina, se sazona con azafrán y sal y se deja hacer todo junto durante media hora. .

7) Antes de servir, dejar reposar y espolvorear con perejil picado..

Notas:

- Para un mejor resultado final, trocear la gallina en trozos pequeños y deshuesados, dejando la piel para que suelte todo su sabor en el guiso.

- En vez de alubias secas usé judiones pre-cocidos. En este caso, preparé el caldo del paso 5 pero sin los judiones. A los 20 minutos aproximadamente, con la cebolla tierna y cocida ya, añadí los judiones para que tomaran el sabor; a fuego muy lento, con la cazuela destapada y durante unos 10 minutos nada más. Mientras dejé cocer la gallina como en el paso 6 pero sin los judiones, que los añadí 10 minutos antes de que se cumpliera la media hora.

- El resultado final de este tipo de recetas cambia radicalmente si una vez preparado el plato se deja todo reposar unas horas, en vez de servirlo inmediatamente. ¡Lo ideal es prepararlo el día antes!

- Y por último, cocinar con cariño es gran parte del éxito. Te relajarás durante, disfrutarán y disfrutarás después :)