Pelle y Babette

por Fran el 14 noviembre 2011

Este fin de semana he visto dos joyas de película.
Una de ellas "Pelle el conquistador", la cual conocía de oídas por su Óscar pero nada más. Películas como esta en las que todo el guión gira entorno a las relaciones humanas son definitivamente mis favoritas. Hasta tal punto abrazamos la comodidad hoy en día que apartamos de nuestras vidas el esfuerzo de invertir parte de nuestras energías en relacionarnos con los demás con independencia de quién sean esos otros. Y así nos va, cada vez islotes más alejados y encerrados en nuestro miope universo.

La otra joya del fin de semana (es curioso: también una producción danesa y ambientada en Dinamarca) fue "El festín de Babette". De esta si que no tenía ninguna referencia y el motivo de verla fue su aparición en el ranking de mejores películas de 1987 entre las más votadas en IMDB.
¡Y qué maravillosa sorpresa! Si Pelle es un drama como una catedral, esta es un cuento delicioso, tanto como el banquete en el que se inspira la trama; lo que me hizo disfrutar el doble porque me encanta el cine que hace referencias gastronómicas o que nace en la cocina para contar sus historias (otro ejemplo "Comer, beber, amar"). Además, como colofón de un domingo en el que casualmente pasé medio día preparando: una tarta de chocolate casera, una sartén de salsa de tomate con langostinos y mejillones para pasta, un asado de sesos de cordero y bandeja de pizza casera (terminando hoy lunes con un arroz negro para comer jaja).
Creo coincidir con aquellos que disfrutan cocinando y aman la cocina que pocas actividades relajan tanto preparar con tranquilidad cualquier receta que nos apetezca. A su salud estas fueron mis dos últimas actualizaciones en twitter:

La #cocina es #cultura. Para mí quien dice 'no cocino nunca' es como quien dice 'no leo nunca'

¿Estrés? ¿Preocupaciones? ¿Movidas mentales en general? ¡A la cocina! :)