Supersticiones.

por Fran el 26 septiembre 2011

Reconozco que el tema de los comportamientos humanos actuales asociados a o con origen o con explicación en la evolución primitiva de nuestra especie me apasiona.
Es curioso cómo incluso en una mañana de domingo montando en bici ocurra algo que dispare estos pensamientos sobre el subconsciente humano. Y lo que ha ocurrido ha sido que…

He tomado un camino rural paso entre dos colinas hacia una gran extensión del campos de almendros. Llegando casi a la mitad de dicho camino, en total soledad, en total silencio, escucho por mi izquierda un graznido que venía de una zona elevada. Levanto la vista y veo que el grave graznido es el de un cuervo de buen tamaño posado sobre un cable de entre dos postes, a una distancia de mi de unos treinta metros. He mantenido la mirada puesta sobre el cuervo mientras graznaba repetidamente durante varias veces más. Cada graznido lo ha acompañaba con la extensión de todas las plumas de su cola. Estaba claro que se ha dado cuenta de que yo estaba allí y por sus gestos no le gustaba.
Ese cuervo y su actitud, la soledad y el silencio totales del momento me han hecho pensar directamente en "¡Joder, qué mal rollo!". No soy nada supersticioso y un instante después me he puesto a analizar qué estaba pasando. Entendía cómo algunos acontecimientos del pasado vividos por humanos les sugestionaban los suficiente como para generar tantas leyendas, mitos y supersticiones en tantas culturas, muchas de ellas coincidentes. Lo que me ha ocurrido a mí creo que habría impresionado a cualquiera y casi con total seguridad le habría llevado a asociarlo con la idea de que algo malo iba a ocurrir. Una idea absurda porque nada en absoluto relaciona un cuervo graznando con que alguna desgracia suceda, pero aseguro que el contexto del que hablo induce a pensar así; en un pasado alejado de la Ciencia, habría inspirado a cualquier lugareño para crear una superstición relacionada con el mal.
¿Y por qué? Creo que es ahí es cuando nuestro subconsciente más atávico se pone en funcionamiento y saca de lo más profundo de nuestra mente lo que al ser humano ha acompañado desde hace miles de años, esos miedos ancestrales, esas asociaciones oscuras que sin quererlo se anteponen a la razón durante al menos unos segundos.

Con lo que me quedo de la experiencia es con esta pregunta ¿es la situación objetiva lo que me ha impresionado no habiéndola vivido nunca con anterioridad, o ese imponente cuervo negro graznando y extendiendo su cola ha despertado un subconsciente con el que nacemos todos los humanos cargado de experiencias durante milenios, generación tras generación? ¡Lo que daría por que me volviera a ocurrir! :)