Vía Verde del Noroeste (Murcia)

por Fran el 07 junio 2010

(Ha habido unos días en que por problemas técnicos mi blog ha estado no operativo. Cansado de esperar a que fuera solucionado el problema y sin soporte técnico alguno, ayer me decidí a repararlo por mi cuenta y ha funcionado. Así que con bastante retraso dejo una nueva actualización)

Y finalmente el fin de semana del 22 y 23 de mayo se dieron las circunstancias para hacer esta ruta que tenía en mi mente desde hacía un par de años. Había que aprovechar la primavera tan esplendorosa que estamos disfrutando en Murcia (inhabitual por todo lo que ha llovido en los últimos meses en la Región), la mayor cantidad de horas de sol en estas fechas y que aún las temperaturas permiten largas caminatas bajo el sol por estas latitudes, algo que hasta prácticamente octubre ya no será posible.


Etapa 1: El Niño de Mula -> Bullas


Vía Verde Noroeste (Murcia)


El punto de partida fue el Santuario del El Niño de Mula.
Esta primera etapa tiene dos partes muy diferenciadas. La primera es la que transcurre hasta el espectacular viaducto de ocho ojos sobre el río Mula, poco después del apeadero de La Luz. Hasta aquí se pude considerar que el paisaje es principalmente de monte (atravesado por varios túneles) y donde el pino se convierte en nuestro compañero inseparable.

Vía Verde Noroeste (Murcia)

Vía Verde Noroeste (Murcia)

Vía Verde Noroeste (Murcia)

Vía Verde Noroeste (Murcia)


La segunda parte del recorrido (hasta el pueblo de Bullas) está jalonada de cultivos bien de secano (almendros y las características vides de esta zona) bien de regadío (frutales como el albaricoquero), extendiéndose hasta donde la vista se pierde.
Hay tiempo de sobra en una jornada para cubrir el trayecto a pie, así que a la altura del viaducto sobre el río Mula recomiendo bajar hasta su cauce y recorrerlo durante un rato, aprovechando ahí para comer o hacer un descanso.

Vía Verde Noroeste (Murcia)


Vía Verde Noroeste (Murcia)


Vía Verde Noroeste (Murcia)



Etapa 2: Bullas -> Caravaca


La intención era llegar a Caravaca con tiempo de sobra para coger el bus de las 19h10 que me traería de regreso a Murcia. Así que abandoné la habitación en la que descansé esa noche alrededor de las 10 de la mañana.
Tras callejear por Bullas y comprar algo para el desayuno y la comida, llegué sin pérdida al lugar de salida de esta segunda etapa que era el cementerio de la localidad y que a simple vista parecía estar situado en el punto más alto de la zona (¡hay que subir buenas rampas para llegar hasta ahí!).

Vía Verde Noroeste (Murcia)

Considero que he dejado Bullas cuando tras caminar unos minutos atravieso una gran superficie de terreno cubierta de placas solares justo después de la cual se pasa por debajo de la autovía y comienza una gran zona de cultivos cereales que impresiona por su extensión. Es un paisaje que yo no esperaba y del cual disfruté durante bastante tiempo hasta que se llega a otra zona del trayecto aún más impresionante: varios kilómetros por pleno monte de infinitos pinares en el que se suceden las cortadas que lo atraviesan para dar paso al antiguo trazado del tren. Es con diferencia la zona paisajística más sublime de toda la Vía Verde y en la cual hacer un descanso para disfrutar de ella es obligatorio.

Vía Verde Noroeste (Murcia)


Vía Verde Noroeste (Murcia)


Vía Verde Noroeste (Murcia)


Vía Verde Noroeste (Murcia)


Vía Verde Noroeste (Murcia)


El principio del final de la Vía Verde es la aproximación a Cehegín, pudiendo situarlo en el paso por al lado de la pedanía de El Escobar (no se llega a entrar en ella, pero se leen claras indicaciones). De aquí a Caravaca el paisaje es el más humanizado de todo el recorrido (viviendas, áreas industriales, y sobre todo mucho cultivo intensivo de regadío y huerta). Aún así, tiene también su encanto.
El pueblo de Cehegín se bordea por su parte sur, en la que encontraremos la antigua estación de tren. Metros más adelante se halla un túnel que hace de frontera entre abandonar Cehegín y entrar de lleno en los terrenos que anteceden a Caravaca. Este túnel es el más largo de todos los que me encontré y el único con iluminación. Impresiona tanto recorrerlo como el paisaje y vista que encuentras a su salida, viendo con mucha proximidad el destino final: Caravaca.
El trayecto finaliza en su antigua estación de ferrocarril. Si aún quedan fuerzas, ganas y tiempo (como fue mi caso) merece mucho más la pena subir hasta el Santuario de la Vera Cruz que como punto final del camino reconforta mucho más, y contemplarlas espectaculares vistas que hay desde ese punto recordando todo lo que para llegar hasta ahí hemos pasado.

Vía Verde Noroeste (Murcia)


Vía Verde Noroeste (Murcia)


Vía Verde Noroeste (Murcia)




Etapa 3: Impresiones personales.


Documentándome sobre esta Vía, muchas de las opiniones recogidas en la página oficial giraban en torno al estado del camino en sí y de la señalización.
Acerca del camino:durante todo el recorrido es mixto de tierra y grava compactada casi asfalto. Hay que tener en cuenta que no se trata de una pista para hacer carreras, por mucha bici de montaña que la recorra. Hay incluso tramos en los que se aconseja en las señales de la Vía Verde que desmontemos de nuestras bicicletas cuando compartimos algún trecho con el tráfico a motor. Así que el que quiera ir haciendo carreritas, allá él. Para mí, que hice el recorrido a pie, el firme está en muy buen estado en todos sus kilómetros tanto para caminar como para ir en bici en plan disfrutar del viaje y no competición.
En cuanto a la señalización y si es fácil desorientarse... Como antes dije sobre el camino digo también ahora: la señalización es muy buena, casi para tontos. Además es de tipología variada y aparece cada pocas decenas de metros. Y precisamente donde es más fácil desorientarse es donde la presencia humana es mayor (cascos urbanos o zonas de naves industriales),con lo que si pierdes el hilo de la ruta con preguntar seguro que retomas el camino.
Son muchas las rutas de mayor o menor longitud que he hecho en los últimos años con la escusa de mi afición a la fotografía, y una de las cosas que recomiendo es que si vamos por lugares que sabemos que veremos a personas preguntemos y nos dejemos guiar por ellas. Un rato de charla con los habitantes de las zonas por las que pasamos relaja y enriquece.
Eso sí: documentarse antes de salir de casa empleando la infinitamente valiosa fuente que es internet hoy en día facilita mucho las cosas (eso fue al menos lo que por sentido común hice yo).

Por resumir todo esto: es una ruta que aunque como he dicho tiene un gran kilometraje donde aparece la huella humana, no deja de ser un camino por la naturaleza y no un paseo por la gran vía o calle mayor de nuestra ciudad. Así que lo mejor es vivirlo como una pequeña aventura y ver cómo crecemos como personas a medida que desgranamos sus kilómetros.
Desde luego que no es aconsejable para mentes cerradas o que no disfrutan con las pequeñas cosas de la vida.

Por último decir que deduciendo de sus paisajes, la mejor época para recorrer la Vía Verde del Noroeste murciano es finales de abril o primeros de mayo, cuando la primavera está en todo su esplendor, o bien en la segunda mitad del invierno cuando los extensos y numerosos cultivos de almendros y frutales estén en flor, una circunstancia que en Murcia es un espectáculo digno de disfrutar.