Un poco de psicología del color

por Fran el 15 diciembre 2009

"¿Qué diría si le pidiera que eligiera un color para utilizar como titular en un anuncio, un color que no pasara desapercibido, que literalmente nos forzara a mirarlo?
Probablemente, la respuesta sería "rojo brillante".
Pero ¿por qué? ¿Qué es lo que hace al rojo tan especial? ¿Por qué todas las señales de prohibido, las de peligro o las del equipo contra incendios están pintadas de rojo? Aunque es probable que no seamos capaces de explicar la razón, sí que sabemos que un verde claro, por ejemplo, simplemente no tendría el mismo efecto.

He aquí una razón posible y probable.
Nuestros ojos poseen dos tipos diferentes de células sensoriales de luz: células "cónicas" y "bastoncillos". Las células bastoncillos sólo captan la intensidad de la luz y no transmiten ninguna información de color. Las células cónicas sólo captan el color, pero son selectivas. Algunas captan el rojo, otras el verde y otras el azul. Y no todas están presentes en la misma proporción.
Imagine cómo serían las cosas hace 50.000 años, cuando éramos físicamente casi iguales que ahora pero no disponíamos de ningún avance tecnológico más allá del uso de las herramientas básicas. A continuación, pensemos en cómo era el medio ambiente. No habría muchas cosas azules aparte del cielo y el océano. Las personas de entonces no usaban, no podía usar, ninguna de las dos, ya que no existían ni los barcos ni los aviones. De forma que el azul estaba presente, pero no era muy importante en términos de supervivencia diaria.
Por otra parte, el verde era importante. Si había mucho verde alrededor, significaba que las plantas crecían, lo que a su vez significaba que había una fuente de comida disponible, ya fueran las propias plantas verdes u otros animales que se alimentaban de ellas. De forma que el verde era muy importante pero no suponía un problema.
¿Y el rojo? Por extraño que parezca, existen muy pocas cosas en el medio ambiente que sean rojas. Los amaneceres y las puestas del sol, y algunas flores y moras (y, como muchas moras son venenosas, la habilidad para reconocer el rojo era muy importante). Pero en general, si había mucho rojo, significaba que alguien estaba herido o que algo se estaba quemando. De forma que el rojo no sólo era importante, sino que podía impulsar inmediatamente a la acción como ningún otro color ha podido hacer jamás. De este modo pasó a significar "preste atención, ahora mismo" y se ha asociado en concreto a la urgencia y el peligro.
La proporción entre células cónicas rojas, verdes y azules es de 40:21:1. Así, en realidad, hemos evolucionado para poder ver, reconocer y responder al rojo mejor que a cualquier otro color.
A pesar de ello, si quiere crear un titular que no sea llamativo, intente con un agradable azul pálido.
"


Mark Gatter (www.markgatter.co.uk)
(extraído de su libro Listo para imprenta / Getting It Right In Print).