:: A veces los sueños se cumplen ::

por Fran el 19 septiembre 2007

Y esta tarde se ha cumplido uno de los míos.
Cada vez que voy en bus urbano y nos metemos por una calle en la que los coches están en doble fila aparcados y casi no hay ancho suficiente para pasar, apretando los dientes me pregunto porqué no sigue para adelante el conductor del bus aunque sea llevándose por delante el coche entero. Al fin y al cabo, ¿de quién es la culpa de que un coche aparcado en doble fila sufra desperfectos?
¡Pues esta tarde por fin ha ocurrido!
La única forma de que unos metros más adelante el autobús llegara a la parada era... reventándole el retrovisor derecho a un Audi 4 negro reluciente. Y así lo ha hecho. Retrovisor a tomar por culo y pasajeros puntualmente felices en su destino. Ahí se ha quedado el flamante Audi 4, resplandeciente, en doble fila, con sus intermitentes encendidos y un retrovisor menos.
¡Qué feliz se puede llegar a ser en la vida disfrutando de estas pequeñas alegrías que de vez en cuando nos regala!