:: Aire libre ::

por Fran el 28 junio 2007

Si a alguien le preguntas si prefiere comer carne de pollos, vacas, cerdos criados al aire libre o de esos mismos animales pero engordados en jaulas o entre las cuatro paredes de un establo, nadie dudará en decir que mejor la carne de los criados al aire libre. Se da por un valor añadido supuesto, sin que a nadie le tengas que argumentar que al aire libre, correteando y a la luz del sol es mejor. Todo el mundo lo acepta.
Entonces, ¿por qué la gente no ve tan obvio los beneficios de hacer deporte al aire libre en vez de en un gimnasio? Otra comparación válida sin necesidad de argumentar es tomar un baño en una piscina o tomarlo en el mar.

El mero hecho de correr o hacer bici al aire libre es ya un estímulo.
Por otra parte hacer deporte bajo la acción de los agentes externos (sol, lluvia, viento, insectos, etc.) fortalece nuestro sistema inmunológico.
Y no hay que considerar sólo el lado físico que se mejora o desarrolla practicando deporte; también es muy importante el psicológico, fundamentalmente el fortalecimiento de la voluntad y la capacidad de sacrificio. Si sales a correr o te montas en tu bici y empiezas a hacer kilómetros, esa distancia la tendrás que recorrer también de regreso, por pequeña que sea. En cambio en un gimnasio, permaneces fijo en un lugar, con lo cual es mucho más fácil decir "¡bah! no sigo..."
Otro aspecto psicológico del deporte al aire libre es la ayuda que supone para combatir estados de ánimo bajo o depresión: tanto el ejercicio en sí como la luz solar favorecen la producción de serotonina por parte del cerebro. Se ha encontrado que la serotonina está íntimamente relacionada con la emoción y el estado de ánimo. Demasiada poca serotonina se ha mostrado que lleva a la depresión, problemas con el control de la ira, desórdenes obsesivo-compulsivos, etc. Demasiada poca también lleva a un incremento del apetito por los carbohidratos (comidas rica en almidón) y problemas con el sueño, lo cual también esta asociado con la depresión y otros problemas emocionales.

En una época de mi vida yo también estuve yendo a gimnasios, para hacer series en aparatos y con pesas, pero sólo lo hacía como complemento a las decenas de kilómetros que me hacía en bici a la semana, a los kilómetros que hacía corriendo y a las horas que pasaba jugando al baloncesto. Todo esto era lo que yo realmente consideraba "hacer deporte", y no las horas de gimansio. Y esto que digo no es para que las personas destierren los gimnasios, sino para que tengan más en cuenta las actividades al aire libre. No hay que olvidar que al fin y al cabo la gran mayoría de gimansios son de propiedad privada, es decir, negocios, y vivimos en un sistema en que el poder económico trata de que nos olvidemos de lo natural (barato) y que mediante la publicidad no podamos quitarnos de la cabeza sus productos (comprar, gastar = caro).

La gente hace muy poco ejercicio físico, y cuando lo hace lo hace mal: puntual intensidad en vez de progresiva regularidad, no adecua su práctica a sus capacidades y cualidades físcas personales, etc. Exceptuando accidentes que pueden ocurrir como al realizar cualquier otro tipo de actividad, las lesiones deportivas sobrevienen por no practicarlo correctamente ni bien asesorados.

El deporte se tendría que tomar como algo más de la vida, como una obligación natural de casi todos los días; que llegara el final de la semana y si no hemos movido un sólo músculo tuviéramos cargo de conciencia.
Si alguien nos requiere de forma urgente por tema de trabajo, sacamos tiempo de donde sea para cumplir. ¿Por qué no sacamos tiempo de donde sea para hacer algo de ejercicio y cuidarnos?? ¿Es más importante resolver un tema laboral que cuidar la salud?
La excusa casi siempre es la falta de tiempo. En caso de ser una excusa válida, ¿quién camina para cubrir trayectos cortos en su ciudad? ¿O quién sube y/o baja las escaleras de donde vive en vez de utilizar el ascensor? Para eso ya no hay excusas y son menores versiones de hacer ejecicio con la virtud de ser diarias.
Aquí hay un buen artículo sobre los beneficios de caminar.

El clima. En casi toda España tenemos un clima casi también todo el año que no es excusa sino todo lo contrario, una invitación a salir a practicar deporte. Pero ni con esas...

Y caminando un poquito seguro que encontramos un jardín, un parque, un camino por donde pasear o correr o montar en bici cerca de nuestra casa. ¿Por qué no lo intentamos?

En internet hay muchas webs de salud; las que más consulto y recomiendo son las de Puleva (www.pulevasalud.com) y Eroski (www.consumer.es/salud)

Un comentario

Le voy a comentar a mi chico que lea este artículo tuyo, el se cree que es el único en el mundo que necesita hacer deporte (al aire libre) para sentirse motorizado cada día, y en su defecto, sentirse horriblemente apesumbrado por no haberlo hecho. En realidad teneis razón los dos. No creo que sea falta de tiempo la escusa, es vagancia!

Gracias por la solución, ahora ya puedo cazar a los cacos.. :P

Saludos!

por Kendrazeed el 2 de julio de 2007, 9:05. #