:: Último día del invierno ::

por Fran el 19 marzo 2007

Este iba a ser un fin de semana duro (especialmente duro), pero mi hermana vino por sorpresa a pasarlo a Murcia y su cariño ha sido un alivio.
Con ella dí mi primer paseo por la ciudad en tres meses.
Iba tranquilo, porque tenía casi la total certeza de que la única persona que podía perturbar nuestro paseo no aparecería por ningún lugar.
Lo comenzamos en la Plaza Circular; bajamos hacia el teatro Romea por la Gran Vía.
Santo Domingo, Trapería, Plaza del Cardenal Beluga y Glorieta.
Regresamos por la Gran Vía de Nuevo hasta la calle Santa Teresa, para en ver allí la exposición de Abelardo Morell.
Me sentía como un niño descubriendo algo nuevo.
Me sentía como si no hubiera pisado esos lugares en años, como si regresara a mi propia ciudad después de un exilio.
Me sentía como recién despertado de un coma.
Me falta algo, me sobraba tristeza. Pero tenía el cariño de mi hermana.
Y la luz del atardecer en Murcia el sábado por la tarde.
Iba tranquilo, pero triste.

La Tapa - Reservado Camareros


Tras contemplar las fotografías de Morell, fuimos a la Plaza de las Flores y nos sentamos a tomar unas cervezas y unos "matrimonios"; otra novedad, ya que desde el día de Nochebuena no disfrutaba de nada allí en fin de semana (la segunda vez en total desde entonces).
Y la misma humedad ambiental que difuminaba la luz del atardecer era la que nos traía el olor de las flores de azahar que poblaban las copas de los naranjos de la plaza.
Un ratito muy agradable y de allí a Los Zagales para terminar tomando las últimas cañas con unos dátiles con bacon y un par de empanadillas de atún con tomate. Riquísimo todo.
(La última vez que comimos juntos fue allí, a principios de septiembre... El mismo día que le enseñaba mi piso, el mismo día que le daba el catálogo con su foto en portada, el mismo día que hice la entrevista de trabajo para Glub... Todo eso es ya puro pasado y sólo recuerdos...)

Abelardo Morell

Su exposición en el Espacio AV era la excusa de toda la tarde.
En todo instante solos mi hermana y yo, junto con el vigilante sentado a la entrada a la sala.
Indescriptible.
Varias salas con fotografías mágicas, miradas de alguien que tiene un don, de alguien que extrae belleza y significado de los objetos, personas o lugares más cotidianos.
Su mirada nos sirve para ver la realidad con creatividad, eso que está ahí y sólo ven unos pocos.
La sala con las fotos de Alicia en el País de las Maravillas era sublime, no era real, era otro mundo, era magia.
Todas las fotos de la exposición aparecen en la web oficial de Morell.
Si alguna vez en mi vida vuelvo a tener la oportunidad de pasear entre sus fotografías, no la perderé (¿Cuántos murcianos la habrán perdido, habiendo estado esta exposición abierta desde enero?)

Abelardo Morell - Down The Rabbit-Hole


Ha sido un invierno terrible a nivel personal y profesional (lo segundo consecuencia de lo primero).
Hoy acaba.
Mañana comienza la primavera.

Un beso, hermanica. Te quiero.