:: Sin título ::

por Fran el 02 febrero 2007

Han pasado más de tres semanas, o sólo poco más de tres semanas, y todo sigue igual, todo en mí sigue igual...
Casi todos los días con el ánimo bajo mínimos, casi sin poder dormir por las noches (por descontado que no falte la valeriana), casi todos los días hay algún momento en que se me siguen saltando las lágrimas (como esta mañana), con muy pocas ganas de hablar con nadie y de hacer casi nada (no tengo que decir lo que a mi trabajo continúa afectando), con una lucha interior en que necesito creer lo que pienso pero me lo impide lo que siento, con una tristeza que lo inunda todo...
¿Cómo puedo olvidar a alguien que estaba presente en cada segundo de mi vida, desde que me despertaba hasta que me acostaba, y en quien ya no puedo pensar más? ¿De cuyos recuerdos materiales que me rodeaban todos los días me he deshecho y cuyo recuerdo en mi interior me doy cuenta de que seré incapaz de borrar en mi vida?
Le dije que la echaría tanto de menos como a mi corazón si me lo arrancasen, y no me equivoqué.

Mañana espero poder pasar el día con Ana en Cartagena, viendo algo de Fotoencuentros, comiendo juntos, hablando (ella tampoco pasa por un buen momento)... El domingo me toca trabajar....En algún descanso iré a ver a Pascual y así pasará otro fin de semana...
Quiero que pase el tiempo, que pase, que pase, que pase, ¡que pase el tiempo!...Los minutos se me hacen siglos. Este invierno hace demasiado frío.