:: Ñam! ::

por Fran el 21 noviembre 2006

Para empezar, Pollo en pepitoria con 1 kg de pollo, 2 huevos cocidos, 1 kg de patatas, 1 cebolla, piñones, nuez moscada, harina, 2 dientes de ajo, vino blanco, aceite de oliva y sal como ingredientes.

Según la señora Paquita González Hernández de la Comisión de Fiestas de Espinardo, "hay que dorar los piñones con el aceite limpio. Una vez limpia la carne y troceada, se va depositando en una cacerola y se sofríe, apartando un trozo del hígado del pollo para la salsa, para cuya elaboración machacaremos los ajos en un mortero, con un poco de sal, los piñones sofritos, el trozo de hígado y una yema de huevo; movemos y añadimos un buen vaso de vino blanco. En la misma cacerola donde hemos rehogado el pollo, sofreímos la cebolla en un poco de aceite, le añadimos una cucharada de harina y la nuez moscada, además de todo el contenido del mortero. A continuación se esparce por todo el pollo, dejándolo hervir unos 15 minutos. Se pueden añadir los huevos restantes troceados en el momento del hervor o sobre los platos servidos, que irán acompañados de patatas fritas"

Esta foto (que posiblemente no hace justicia visual al riquísimo sabor del plato) es una de las últimas preparaciones, con el pollo en pepitoria guisado en fuente de barro:


pollo en pepitoria

Eso era para empezar.
Ahora, una salsa para acompañar carnes. Yo la recomiendo para un buen entrecot de ternera, por ejemplo.

Y consiste en hervir un poco de apio en caldo de pollo. Sobre las cantidades: hay que tener en cuenta que es para hacer una salsa, así que con un vaso de caldo habrá más que suficiente. Cuando haya hervido el apio unos minutos, apagamos el fuego y añadimos un poquito de menta para que su aroma lo tome la salsa.
Por otra parte, sofreímos en una sartén pequeña algo de cebolla a la cual añadiremos unas setas troceadas (níscalos, champiñón, hongo ostra, o lo que se prefiera). Cuando tanto cebolla como setas estén ya bien sofritas, echaremos un par de cucharadas de coñac a la sartén, el cual flambearemos inmediatamente.
Tras flambear, pondremos el contenido de la sartén en un cuenco o vaso de batidora y añadiremos el caldo, con el apio y la menta; más o menos dependiendo de si queremos la salsa más o menos espesa.
Batiremos bien todo y la salsa estará lista.


Y para acabar, un paseo por la Guía Miguelín, un sitio web de modesto diseño pero muy ameno y divulgativo sobre gastronomía, con un amplio recetario.