:: La enfermedad del adiós ::

por Fran el 10 octubre 2005

Vivir consiste en estar al mismo tiempo preparado para decir adiós. Sin embargo la Naturaleza es sabia: cura el alma del mismo modo que cura el cuerpo.

Pasamos por tres etapas en la enfermedad del adiós. La primera es la negación: esto no es verdad, ¡no puede ser!
Después viene la desesperación, la revuelta: esto no debería haber sucedido, ¡yo siempre he dado lo mejor de mi!
Finalmente, llega la aceptación.

Si vivimos cada una de estas etapas, sin vergüenza, sin intentar acortar el camino, la Naturaleza se encargará de cerrar la herida. Pero necesita el mismo ingrediente que hace falta para curar los males del cuerpo: tiempo.

El alma y el cuerpo del ser humano han evolucionado a lo largo de miles de años enfrentándose durante el recorrido de su vida a todo tipo de agresiones, y en esa evolución seguimos saliendo victoriosos. Nuestra capacidad de recuperación física y psíquica es mucho mayor de lo que podemos imaginar. Tengamos confianza en nosotros mismos para afrontar todas las dificultades, todas las enfermedades en la vida. La Naturaleza y el Tiempo pondrán el resto.