:: Con la mezquita nunca toparemos ::

por Fran el 19 enero 2005

Leer el periódico LaVerdad.es me proporciona realidades que a veces creo que tan sólo existen en mi mente, producto de no olvidar las estadísticas de voto en cualquiera de las elecciones que se celebren en mi Región (generales del 2004: PP = 413.902 votos = 57'42 % - fuente: Ministerio del Interior)

"El Ayuntamiento de Murcia no permitirá a una asociación islámica hacer una gran mezquita
La asociación Assalam quiere ubicarse en un solar municipal frente a Carrefour, pero el lugar ya está reservado para una iglesia Parte del vecindario lleva días recogiendo firmas contra el proyecto
J. P. P./MURCIA


La sola posibilidad de que un centro de estudios islámico pueda instalarse frente al centro comercial Carrefour Zaraíche de Murcia ha levantado en armas a parte del vecindario de la zona. Mientras unos entienden que la comunidad árabe tiene derecho a instalarse en el lugar, buena parte de los comerciantes y vecinos llevan varios días recogiendo firmas contra el proyecto. Sin embargo, la Concejalía de Patrimonio atajó ayer la polémica anunciando que el Ayuntamiento no cederá el solar a la asociación Assalam, que lleva cerca de una década instalada en Murcia y que ofrecía 10.000 euros por 2.500 metros útiles para la construcción del centro.

«La oferta es una barbaridad jurídica, porque este no es el procedimiento en los casos de suelo municipal para equipamientos, que es de lo que estamos hablando», explicaba la concejala María José Velasco. Además, parte del solar está ya reservado para la construcción de la Escuela Europea de Osteopatía, mientras el resto podría ser utilizado para levantar una iglesia católica si fructifican las negociaciones con el Obispado.

División en el barrio

La polémica por la posible instalación de un centro islámico en el barrio empezó en diciembre, aunque el Ayuntamiento había negado hasta ayer la existencia del proyecto. De hecho, no fue hasta el 13 de enero cuando los representantes de la asociación Assalam presentaron la oferta a la Concejalía de Patrimonio. Mientras, el barrio se mostraba ayer dividido sobre la posibilidad de compartir su espacio con un centro religioso islámico. «No lo queremos aquí, ¿por qué tienen que instalarse en esta zona si no hay población inmigrante; ahora vendrán todos», se quejaban María José Jiménez y su marido. «Mi hija se pensaba comprar un piso aquí, pero si se hace la mezquita dice que no viene», añadía.

Lo cierto es que frente al solar codiciado por la asociación Assalam se levanta una hilera de grúas en la codiciada avenida Juan Carlos I. Una zona en auge, que se está revalorizando, pero que algunos ven ahora amenazada. Por eso, las comunidades de vecinos están recogiendo firmas para que el solar sea ocupado por un centro de salud o una parroquia. A finales de esta semana tienen pensado llevarlas hasta el Ayuntamiento. «Hay miedo de que el barrio se degrade», reconocía un comerciante que mostraba las hojas de firmas en su establecimiento pero prefería no identificarse.

Sin embargo, estas opiniones son rechazadas por otros vecinos, que ven en el fondo de las críticas cierto racismo. «Igual que se construye una iglesia católica puede levantarse una mezquita», no sé dónde está el problema, comentaba Concha Mena. «Tienen derecho a disfrutar de un servicio religioso, como todos los demás», añadía Pedro Aldavesco. «Los inmigrantes tienen que gozar de los mismos derechos que tendrían en casa, ¿por qué no pueden practicar su religión?», concluía."

Así son mis acogedores vecinos.

(Artículo del 18 de enero de 2005)